Seleccionar página

Charla de la psicóloga social Carol Anne Tavris en el foro “La ciudad de las ideas” celebrado en la ciudad de puebla, México.

La pregunta es:

¿Por que las personas no se sienten culpables cuando deberían hacerlo?

Cuando se dan cuenta que han hecho daño a alguien que les importa, ¿Por qué no se sienten culpables?

Pues  bien, el gran psicólogo social Leon festinger ofreció una explicación en la teoría sobre disonancia cognitiva, que desarrolló hace mas de 50 años.

 

La disonancia es lo que sentimos cuando dos actitudes, ó una creencia y una conducta, entran en conflicto. Cuando fumas, aún que sabes que puede matarte.

 

Desde la teoría de Festinger más de 3000 experimentos de psicología cognitiva y social, han confirmado el mecanismo de disonancia cognitiva, e incluso lo han localizado en el cerebro.

Los seres humanos están predispuestos a prestar atención a la información que confirma sus creencias, y a ignorar y minimizar la información que refuta lo que creen. Nuestras mentes están diseñadas para la consonancia.

 

La disonancia es especialmente dolorosa y especialmente punzante cuando amenazara un elemento importante del concepto que tememos sobre nosotros mismos. Cuando esta información pone en peligro de vernos, ó cuando cuestiona una creencia política ó religiosa que consideramos fundamental.

 

Por ejemplo si nos consideramos personas competentes, morales, amables y buenas; y de repente nos llega la información de que hemos hecho algo incompetente ó que tal vez no resulte muy ético ó poco amable. Tenemos 2 maneras de reducir la disonancia. Podemos decir -¡Gracias tesoro de mi vida por mostrarme lo incompetente, estúpido y cruel que he sido! –  – Perdóname, discúlpame inmediatamente! -, ó bien, le podemos decir a la otra persona, dónde puede meterse esa información.

 

La auto-justificación no es lo mismo que decirles a los demás que se vayan a tomar viento, mas bien es la manera en la que funciona inconscientemente la disonancia y que nos permite mentirnos a nosotros mismos. Es verdad que hay personas crueles y malvadas en el mundo, pero los mayores problemas no nos los dan las personas crueles y malas que cometen actos malvados, si no las buenas personas que justifican las cosas malas que hacen para mantener intacta su convicción de que son buenas personas.

Puede que el malestar de la disonancia sea parte de como funciona el cerébro de un modo natural para conservar nuestras creencias. Pero nuestra manera de plantearnos nuestros errores y pensar en lo que significa equivocarse, es completamente adquirido. Admitir nuestros errores, estar abiertos a que alguién refute nuestras ideas, nos lleva a ideas mejores que pueden salvarnos la vida.

Una de las mejores historias es la de Waine Hail, que era director de lanzamientos en la NASA y que en el 2003 tomó la desición de lanzar al espacio el transbordador espacial Columbia.

El Columbia tuvo un accidente, estalló en el aire y 7 astronautas murieron en la explosión.  La primera respuesta de Hail fue justificarlo, – no pude hacer nada por evitarlo, creía que tenía la mejor información – -Estaba haciendo lo correcto, creo que voy a eludir toda responsabilidad-. Por supuesto, se sentía terriblemente culpable por las muertes de sus amigos y luego se dió cuenta, cambió de actitud totalmente y escribió  un comunicado para todo el personal de la NASA que decía:

 

El tribunal de mi propia consciencia me ha condenado como culpable por no haber evitado el desastre del Columbia.

En resumidas cuentas, no logré entender lo que se me decía, no logré estar ahí para que pudieran contar conmigo. Port anto, no busquen en otro lado, soy culpable por haber permitido el accidente del Columbia.

 

Imagínate ahora que eres astronauta, ¿preferirías que el director de lanzamiento pasara la pelota y eludiera la responsabilidad? ó ¿Preferirías a Waine Hail, que te consta que se dejaría los cuernos para asegurarse que estás a salvo?

 

La NASA lo tiene claro. Waine Hail obtuvo un ascenso y pasó a dirigir el programa de transbordadores espaciales.

 

Los seres humanos son reacios al cambio, pero seguimos teniendo la capacidad de cambiar.

 

Referencias:

http://www.mistakesweremadebutnotbyme.com/ (EN)

http://tavris.socialpsychology.org/ (EN)

http://en.wikipedia.org/wiki/Carol_Tavris (EN)

(EN)

http://es.wikipedia.org/wiki/Leon_Festinger (ES)

http://es.wikipedia.org/wiki/Disonancia_cognitiva (ES)